PROBLEMAS CLAVE


1. Formalismo del Sistema
Actualmente, en nuestro sistema penal los documentos escritos tienen mayor importancia que el criterio de los funcionarios que intervienen en el proceso. Desde el Ministerio Público, la Policía Judicial y hasta los mismos jueces penales están sujetos a un formalismo extremo. Toda investigación es un trámite por escrito, sometido a la cultura de formar un “expediente”, que desatiende el contenido, presentando las pruebas de manera fragmentada, perdiéndose la visión del problema en su conjunto.

Esto también crea serios problemas respecto a la valoración de pruebas, siendo el mas grave el de la Fe Pública del Ministerio Público, mecanismo mediante el cual la ley convierte sus actuaciones, realizadas frecuentemente por policías judiciales o ministeriales, en pruebas incontrovertibles, obligando al juez a aceptarlas tal y como se le presentan.

 

 



Más del 60% de la población califica a la justicia de “mala” a “muy mala”.
El 59% cree que es posible sobornar a un juez. (1)




Proponemos que nuestro proceso penal busque más la substancia que la forma.




Derechos Reservados - Instituto Mexicano para la Justicia AC - 2005 (c)